Uno de los principales instrumentos para el cuidado de los pies que está en todas las casas de nuestro país. La piedra pómez está muy extendida en la sociedad española gracias a sus grandes beneficios y a la mejoría que puede generar en el estado de los pies.

En este artículo vamos a explicarte qué es y de dónde surge, así como el modo de empleo y una serie de recomendaciones que te damos para que no te genere ningún tipo de problema.

La piedra pómez, también conocida como “pumita”, es una piedra de origen volcánico, la cual se genera cuando se produce un enfriamiento muy rápido del magma al entrar en contacto con el aire.

Fruto de este enfriamiento se crea la propia piedra pómez, la cual se caracteriza por ser: ligera, porosa y rugosa.

¿Qué es la piedra pómez? | Clínica Poyatos

¿Cuál es su origen?

Como te hemos comentado, el origen de la piedra pómez es volcánico, lo cual provoca que pueda generarse con numerosas formas (redondas, alargadas, cuadradas, irregulares, etc.).

Gracias a su particular origen, por el enfriamiento de magma volcánico, consigue una serie de características muy peculiares.

¿Qué beneficios tiene?

Este tipo de piedra cuenta con gran resistencia, siendo capaz de resistir tanto temperaturas altas como bajas, además cuenta con una dureza media y un poder abrasivo bajo, lo cual la hace ideal para aplicarla y tratar nuestra piel, especialmente la de los pies.

Beneficios de la piedra pómez | Clínica Poyatos

¿Para qué se emplea?

La piedra pómez cuenta con mucha presencia en los sectores de la belleza, cosmética, estética, odontología y salud. Aunque también se emplea para la fabricación de algunos aceites y cremas, pero su principal uso es para la retirada de la piel muerta de los pies, así como para los callos y asperezas.

Últimamente se está utilizando para conseguir un efecto de “desgaste” en los pantalones.

Consejos para utilizar la piedra pómez

La piedra pómez, gracias a su composición y textura, puede limpiar nuestra piel, pero hay que seguir una serie de pautas y consejos para utilizarla adecuadamente y no dañar nuestra piel.

A continuación, te damos una serie de consejos para su utilización y que le saques el mayor partido posible:

1.- No utilizar en todo el cuerpo

No se debe emplear indistintamente en todas las partes del cuerpo, ya que podría irritar las zonas más sensibles, como las mejillas o las axilas.

2.- Asegúrate de que esté limpia

Antes de utilizarla, debes asegurarte de que la piedra pómez está limpia, al igual que los pies.

Para ello te recomendamos que dejes los pies en remojo con agua y jabón, de manera que se reblandezca la piel y se facilite el trabajo a la piedra.

3.- Movimientos circulares

La mejor manera de utilizar la piedra pómez es realizar movimientos circulares donde se encuentren los callos y las durezas, de esta manera se eliminarán de manera progresiva y sin dañar a la piel.

4.- Mantén los pies enjabonados

No es aconsejable usarla sobre la piel seca, por ello es muy habitual utilizarla durante la ducha o inmediatamente después.

Consejos para su utilización | Clínica Poyatos

5.- Límpiala tras cada uso

Una vez hayas acabado de eliminar las durezas, deberás limpiarla de manera que no se queden restos de piel en la piedra. Te recomendamos que la hiervas durante 5 minutos para eliminar los microorganismos.

6.- Hidrata tus pies

Tras su uso deberás utilizar alguna crema hidratante específica para los pies, aunque si adquieres este hábito para tu día a día, tus pies te lo agradecerán, ya que previenes la aparición de callosidades y durezas.

7.- No más de 3 veces por semana

Desaconsejamos utilizar la piedra pómez más de 2-3 veces por semana, ya que si se incrementa esta cantidad se aumentan las probabilidades de que aparezcan heridas en la superficie del pie.

8.- Muy útil para los callos en los pies

Gracias a su textura, la piedra pómez es una de las grandes aliadas para combatir a los callos de los pies. Con su uso frecuente, sin excedernos, conseguiremos reducir los callos de manera efectiva, aunque no se trata de la solución definitiva, para ello tendrás que acudir al podólogo para que trate los callos y las durezas de tus pies.

9.- No utilizar si tienes un papiloma o verruga plantar

En aquellos casos en los que los pacientes sufren un papiloma, o verruga plantar, en la planta del pie, está totalmente desaconsejado el uso de la piedra pómez, ya que puede provocar una lesión en la zona donde se aplique.

Esperamos que con este artículo sepas cómo utilizar correctamente la piedra pómez, pero recuerda, siempre que te sea posible, debes acudir al podólogo para evaluar el estado de tus pies y te recomiende, o no, la utilización de este tipo de instrumentos. Si tienes alguna duda al respecto, o quieres solicitar una cita, ponte en contacto con Clínica Poyatos.

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 0 Promedio: 0)

Consulta con un especialista.

Pide cita

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.


Continúa leyendo