Los pies nos ayudan a desplazarnos y a realizar un sin fin de actividades en nuestro día a día. Para poder realizar estas acciones, el pie se ayuda de huesos, nervios, tendones y músculos. En el día de hoy queremos centrarnos en estos últimos, en los músculos y en la musculatura, intrínseca y extrínseca del pie.

La musculatura que compone al pie se puede dividir en dos grupos, musculatura intrínseca y extrínseca, las cuales se diferencian en el origen de los propios músculos.

En este artículo vamos a profundizar en ambos tipos de musculatura con el fin de aclararte las diferencias y, además, te daremos algunos consejos.

La musculatura intrínseca del pie es aquella que, cuyo origen y terminación, se encuentra en el mismo pie, encargándose de realizar los movimientos de los dedos de los pies.

Esta musculatura es la encargada de posibilitar que los dedos puedan: extenderse, flexionarse, aducirse y abducirse.

Curiosidad: el pie cuenta con más de 100 músculos, más de 30 articulaciones y más de 20 huesos.

¿Cuáles son los músculos intrínsecos del pie?

¿Cuáles son los músculos extrínsecos del pie?

La musculatura extrínseca del pie es aquella que, cuyo origen, se encuentra en los huesos de la pierna, encargándose del movimiento tanto del tobillo como del propio pie.

Aunque estos músculos no se encuentren en los pies, su trabajo se centra en las inserciones óseas de las numerosas zonas del pie y de los tobillos, siendo los responsables de la flexión plantar y dorsal del pie.

Esta musculatura se puede clasificar en: flexores dorsales y plantares, pronadores y supinadores.

Anatomía de la musculatura intrínseca del pie

De cara a que aprecies a simple vista la composición de la musculatura del pie, te mostramos una imagen Iván Feijoo López, en la que se aprecia a la perfección la musculatura intrínseca del pie:

Anatomía de la musculatura intrínseca del pie

Algunos problemas comunes de la musculatura del pie

La musculatura del pie, además de permitirnos realizar nuestro día a día, nos estabiliza y tiene un papel muy importante, de hecho es similar a la función del core en nuestro abdomen. Tanto es así que a esta musculatura se la conoce como «foot core».

Aunque, por desgracia, no solemos prestarle la atención que requiere.

Fruto de ello, se pueden generar una serie de problemas que nos afecten, como por ejemplo:

¿Se puede trabajar la musculatura intrínseca del pie?

Por supuesto, la musculatura del pie se puede y se debe trabajar. Gracias a un plan de trabajo específico y personalizado se puede mejorar la musculatura del pie, la cual se verá replicada en otras partes de nuestro organismo.

¿Se puede trabajar la musculatura intrínseca del pie?

5 beneficios de trabajar la musculatura intrínseca del pie

  1. Mejor contracción de la musculatura.
  2. Mejora el equilibrio y la estabilidad.
  3. Mejora el rendimiento deportivo.
  4. Aumento del arco plantar.
  5. Se disminuye el riesgo de caída.

Los podólogos, además de solucionar todo tipo de dolencias y problemas, podemos realizar tareas de prevención de estos, entre las que se encuentra la mejora de la musculatura del pie, la cual puede reportar grandes beneficios a todo tipo de pacientes.

Si quieres que evaluemos el estado de la musculatura de tu pie y que elaboremos un plan personalizado para mejorarla, ponte en contacto con Clínica Poyatos.

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 2 Promedio: 5)

Consulta con un especialista.

Pide cita

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.


Continúa leyendo