La tendinopatía, tendinosis o tendinitis del tendón de Aquiles o tendón calcáneo, es una lesión que se produce en la parte posterior del tobillo, el cual es el encargado de conectar los músculos de las pantorrillas o tríceps sural (gemelos y sóleo) con el hueso del talón.

Se trata de una lesión muy común en cualquier modalidad deportiva en la que haya carrera y salto (fútbol, baloncesto, carrera, pádel, tenis, etc.).

En caso de padecer esta lesión o dolor en esta zona del tobillo, lo más adecuado es acudir a un especialista del pie.

A continuación vamos a profundizar más en la tendinitis aquilea para que tengas toda la información sobre ella:

La tendinitis aquilea es una lesión por sobrecarga del tendón de Aquiles, pudiendo llegar a provocar roturas parciales o totales de este tendón.

El tendón de Aquiles es una estructura muy fuerte, pero está muy solicitada, puesto que es el que se encarga de mantener la verticalidad del cuerpo y la posición del tobillo, entre otras funciones.

Cuando perdemos la posición de verticalidad y nuestro centro de gravedad se anterioriza, la tensión del tendón aumenta y se sobre solicita, pudiendo generar microroturas, inflamación y dolor.

¿Qué es la tendinitis aquilea o tendinitis de Aquiles? | Clínica Poyatos

Síntomas de la tendinitis de Aquiles

La tendinitis de Aquiles aparece con un leve dolor en la parte posterior de la pierna, justo en el mismo tendón. Habitualmente se empieza a manifestar tras correr o practicar algún deporte.

Otro de los síntomas más comunes es la sensación de rigidez en la zona cuando el paciente se levanta por la mañana. Esta sensación suele desaparecer en cuanto se activa el organismo.

Si notas alguna molestia, aunque sea leve, en el tendón de Aquiles tras la práctica deportiva, te recomendamos que pidas una cita previa para tratarlo cuanto antes.

¿A qué se debe su aparición?

El origen de esta lesión es multifactorial como en cualquier otra lesión a nivel de otro tendón, articulación o músculo, sin embargo, hay factores predominantes en la tensión del tendón de Aquiles:

  1. Exceso de carga de entreno.
  2. Consumo de algunos antibióticos.
  3. Calzado convencional con altura de talón y punta estrecha.
¿A qué se debe su aparición? | Clínica Poyatos

Principalmente, las lesiones en el tendón de Aquiles se generan por una sobrecarga en esa zona del tendón, ya sea por un déficit de movimiento, una alteración propia del movimiento o por un exceso de carga que el tendón no está capacitado para soportar.

Ejemplo: corro tres días en semana 10 km y de repente empiezo a correr todos los días y al mes aparece dolor en el tendón. Los cambios bruscos en cuanto a carga del movimiento provocan su aparición.

Una de las causas más habituales es la pérdida de posición neutra del centro de gravedad, generalmente hacia la parte anterior del pie, generando mayor tensión en la musculatura del gemelo y sóleo o pantorrillas, ocasionando una mayor tracción del tendón para mantener una posición vertical.

Esa pérdida de posición del centro de gravedad está directamente relacionada con la carga del tendón, además, se acentúa con cualquier tipo de zapato que eleve el talón, ya que nuestro tobillo se acostumbra a estar inclinado hacia abajo y nuestro tendón en acortamiento de manera continua, así pues, dicho tendón pierde elasticidad, flexibilidad y capacidad.

Rompiendo mitos sobre la tendinitis aquilea

Es muy habitual ver pacientes con lesión en el tendón de Aquiles tratados con taloneras, alzas y cuñas elevadoras del talón. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, esa opción solo tiene cabida en una fase aguda o con mucho dolor o que exista una limitación real de la movilidad de la articulación del tobillo.

En el resto de casos lo que hay que intentar es recuperar la funcionalidad del movimiento del tobillo y por consecuencia la elasticidad del tendón.

Todo lo que limite el movimiento va a provocar más limitación de la estructura.

Consecuencias de la tendinitis aquilea

Consecuencias de la tendinopatía aquilea:

  1. Fasciopatía o fascitis plantar.
  2. Sobrecarga muscular a nivel de la pierna y pie.
  3. Calambres en gemelos.
  4. Alteraciones en el movimiento.
Causas y consecuencias de la tendinitis aquilea | Clínica Poyatos

Factores que favorecen su aparición

Cada vez que caminas, corres, saltas o, simplemente, te pones de pie, utilizas el tendón de Aquiles. Por ello, a medida que envejecemos, pueden aparecer problemas en este tendón, que a su vez se pueden empeorar por estos factores:

  • Consumo de “fluoroquinolonas”.
  • Elevada grasa corporal.
  • No realizar ejercicio físico.
  • Mal asesoramiento deportivo
  • Uso de calzado inadecuado.
  • Afecciones como psoriasis o presión alta.

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles

La detección temprana de esta lesión es crucial a la hora del tratamiento. Esto se debe a que si la tendinopatia avanza, puede derivar en una rotura total del tendón, el cual deberá ser operado de inmediato.

Hace unos años se pensaba que la técnica RISE era la panacea para el tratamiento de las tendinopatías.  Actualmente, los estudios científicos demuestran lo contrario. Si hablamos de no rotura total del tendón, necesitamos reposo activo, nunca reposo total, adaptados a las necesidades de cada paciente. El hielo es analgésico y antiinflamatorio. Como analgésico, sería interesante, pero es contraproducente disminuir la inflamación, puesto que retrasamos el proceso natural de reparación del tejido.

Podemos usar el hielo en una fase muy inicial, posteriormente hay que emplear más herramientas para el tratamiento que irán adaptadas a la circunstancia del paciente, como el empleo de plantillas para los pies, el estudio de la pisada, el análisis postural y otros tratamientos de fisioterapia, como el ejercicio terapéutico.

En definitiva, cada paciente requerirá de un tratamiento u otro en función del estado de la tendinitis y sus causas.

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles | Clínica Poyatos

Prevención de la tendinitis aquilea

Aunque resulte prácticamente imposible prevenir al 100% la aparición de la tendinitis aquilea, sí que existen una serie de acciones que pueden ayudar a reducir el riesgo de padecerla, así como su gravedad:

  • Utiliza un calzado adecuado.
  • Busca asesoramiento deportivo en cualquier modalidad deportiva.
  • Alimentación.
  • Carga de entrenamiento tolerable.
  • Descanso.
  • Control del estrés.
  • Entrenamiento de fuerza y trabajo de movilidad no solo de piernas.

Si tienes dudas sobre el tipo de calzado que debes emplear, te recordamos que puedes acudir a cualquiera de nuestras clínicas para asesorarte sobre el tipo de calzado que debes utilizar. Pide una cita aquí.

La tendinopatia o tendinitis de Aquiles puede ser muy compleja y molesta, ya que afecta a uno de los tendones con más utilidad y funcionalidad para nuestro organismo. En Clínica Poyatos contamos con el equipamiento necesario para detectar el origen y elaborar un plan de acción específico para cada paciente.

Si notas molestias, o rigidez, en el tendón de Aquiles, no esperes más y contacta con Clínica Poyatos para solucionarlo.

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 4 Promedio: 5)

Consulta con un especialista.

Pide cita

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.


Continúa leyendo