Lo primero que debes tener claro es que: crecer no duele. Habitualmente recibimos en nuestra consulta, concretamente en el servicio de podología infantil, a familias que acuden en busca de una respuesta a los dolores de rodilla de sus hijos, con la premisa de que está creciendo y esto genera dolores en las piernas, en las rodillas, en la espalda, en la cabeza, etc.

Esta falsa creencia no tiene apenas fundamento científico, como el caso que expusimos sobre los orígenes del dolor de espalda. El crecimiento en sí no es doloroso, por lo que ha de buscarse el origen de ese dolor para tratarlo.

A continuación abordaremos este tema tratando de aclarar este concepto tan arraigado en nuestra sociedad.

Lo primero que debes saber: crecer no duele

Siempre que un paciente, en época de crecimiento, acude a nuestra clínica de podología en Málaga aquejado de dolores en articulaciones y las asocia directamente al desarrollo de sus huesos y musculatura, ejercemos una labor didáctica para explicarle que crecer no duele.

Esos dolores, con toda probabilidad, tienen su origen en otros factores que son los que generan esas molestias o dolores, aunque también pueden tener un origen psicológico, como podría ser el caso del efecto nocebo que te comentamos en el artículo sobre los dolores de espalda.

Crecer no duele | Clínica Poyatos

Síntomas comunes de los dolores en niños

La sintomatología asociada a estos “dolores de crecimiento” en niños es bastante común. Prácticamente todos hemos escuchado de pequeños que las rodillas y algunos dolores de cabeza son habituales e irremediables cuando se está creciendo.

Como ya te hemos indicado anteriormente, crecer no duele, aunque se deba a otros motivos, los síntomas comunes de los dolores de crecimiento suelen ser:

  • Dolor de rodillas (Síndrome de Sever y Osgood Schlatter)
  • Dolor de piernas
  • Jaquecas
  • Problemas para dormir

¿Cuándo acudir a un médico para tratar los dolores?

Si se advierte que el paciente presenta dolores o molestias recurrentes durante un periodo de tiempo considerable, es decir, que se mantenga durante varios días o si se reproducen estos dolores en las mismas franjas horarias de manera recurrente, se recomienda acudir a un especialista en posturología para que determine el origen de estas dolencias.

¿Cuándo acudir al médico para tratar los dolores del crecimiento? | Clínica Poyatos

Causas de los dolores en niños en etapa de crecimiento

Los dolores en la etapa de crecimiento suelen deberse, principalmente, a la realización de actividades físicas exigentes o excesivas para la edad del paciente. O también, por todo lo contrario, al sedentarismo. Los niños de hoy en día pueden pasar muchas horas frente al ordenador o la consola y, por consiguiente, falta de ejercicio físico.

Recordamos la importancia de equilibrar la balanza carga vs tolerancia.

Cuando se produce un desequilibrio de esta balanza, aparecerán los dolores que se asocian al crecimiento.

Otro posible motivo es una pisada deficiente provocada por el tipo de zapatilla o el tipo de plantilla utilizada.

Algunos factores causantes que pueden agravar el dolor son:

  • Falta de sueño
  • Mala alimentación
  • Estrés

Dolores más comunes durante la etapa de crecimiento

Si bien es cierto que no existen evidencias científicas de que crecer duela, algunos de los síntomas más comunes en los pacientes que acuden a la clínica son los siguientes:

Dolor de piernas y rodillas durante el crecimiento

El origen de estos dolores pueden ser por el crecimiento o por fatiga muscular de piernas durante el día. Se conocen como, osteocondristis o apofistis, aunque su nombre real es: Síndrome de Sever y Osgood Schlatter (sus descubridores) y se trata de inflamaciones del cartílago.

En el caso de la fatiga muscular, se debería bien a la existencia de un patrón de marcha no eficiente o bien a la existencia de osteocondritis en algún hueso en crecimiento.

Suelen ser los principales síntomas y los más comunes en todos los niños en edad de crecimiento. Lo más habitual no es sentir dolor como tal, sino hormigueos en las zonas con mayor cantidad de músculo (como en los cuádriceps) y en las articulaciones de las piernas, rodillas y tobillos.

El origen de estos dolores pueden deberse a multitud de factores más allá del tópico “está creciendo, es normal”. Entre ellos, el principal origen de estos dolores, o molestias, se debe a un desequilibrio de la balanza carga vs tolerancia, originado cuando el tejido muscular no tiene la capacidad suficiente para tolerar la demanda de carga, flexibilidad o resistencia de la actividad que realiza.

Dolor de piernas y rodillas durante el crecimiento | Clínica Poyatos

Dolor de huesos por el crecimiento

Al igual que los dolores de las piernas y las rodillas, los dolores o molestias de los huesos pueden deberse a multitud de factores, como la balanza carga vs tolerancia, problemas de pisada o problemas posturales, por lo que es habitual realizar un estudio biomecánico y un análisis de la marcha para localizar el origen real de estas dolencias.

La solución a estos problemas

Para acabar con ello, se precisa de acciones por parte del niño, con las que una acción complementará a otra, poniendo fin a estas molestias.

El tratamiento puede dividirse en tres bloques principales:

  • Ejercicio terapéutico específico
  • Educación terapéutica
  • Tratamiento con plantillas biomecánicas o posturales, según el paciente

Otro tratamiento, que deberíamos aplicarnos todos en nuestro día a día, es el entrenamiento de fuerza. El cual puede formar parte del ejercicio terapéutico, pero debe realizarse se tengan o no dolores de crecimiento, y se sea o no un niño en crecimiento.

Esperamos que este artículo te haya servido para olvidarte del mito, sin fundamento científico, de que crecer duele. En Clínica Poyatos tenemos un firme compromiso con nuestros pacientes y con los amantes del deporte, por ello nos esforzamos en aclarar este tipo de conceptos, de forma que la práctica deportiva y la vida saludable estén presentes en nuestras vidas desde la infancia.

Si adviertes que tus hijos sufren de este tipo de dolencias, puedes pedir una cita previa en cualquier de nuestras clínicas de Málaga o Marbella. Allí realizaremos un estudio completo con el que daremos con el origen y con la solución para estos dolores.

Consulta con un especialista.

Pide cita

Continúa leyendo