El calzado infantil respetuoso para la pisada tiene una premisa fundamental, la libertad de movimientos. A lo largo de este artículo vamos a profundizar en las características con las que debe cumplir este calzado, aunque algunas pequeñas pinceladas serían: flexibilidad, puntera ancha y sin contrafuertes.

Antes de comenzar con el artículo, recuerda que no hay una edad mínima para acudir al podólogo, de hecho es más que aconsejable que acudas para controlar y hacer un seguimiento del crecimiento y del desarrollo de la pisada de los niños.

¿Estamos de acuerdo en que el calzado infantil de un niño con 2 años no es el mismo, ni presenta las mismas características, que el calzado de un adolescente?

Veámoslo con más detalle:

Primeros 6 meses

Se debe dar preferencia a caminar descalzo, de esta manera se desarrolla el sistema psicomotriz y neurosensorial. En ciertos casos se deberá proteger el pie con el uso de calcetines específicos para los primeros pasos del bebé.

Hasta los 6 años

Se buscará, con carácter preferente, un calzado que simule lo máximo posible el ir descalzo, también conocido como barefoot o calzado minimalista. Este calzado se caracteriza por:

  • Flexible en todas partes.
  • Suela delgada.
  • Sujeción con velcros.
  • Puntera ancha.
  • Sin drop.
  • Sin contrafuertes en el talón.
El calzado y las etapas de crecimiento

Tras los 6 años

Deberá prevalecer la tendencia anterior de calzado minimalista, aunque se admite cierta flexibilidad en apartados que antes eran muy importantes:

  • Se permite drop hasta 4mm, aunque preferiblemente 0 mm.
  • Se puede perder algo de flexibilidad en el calzado, aunque mejor flexible.
  • Se permiten los contrafuertes.

Características del calzado infantil más respetuoso

Ahora sí, empecemos. El calzado es uno de los elementos más importantes que utilizamos durante todo el día y durante toda nuestra vida. Prácticamente a diario surgen nuevos estudios y adaptaciones de nuevas tendencias enfocadas a mejorar el calzado y, por ende, nuestra salud.

Como te comentábamos, un calzado infantil respetuoso debe cumplir con una serie de requisitos y características, con las que garantizará libertad de movimientos y un desarrollo adecuado de articulaciones, huesos y musculatura.

¡Ojo! Si el niño sufre alguna alteración o padece de algún tipo de problema con sus pies, es más que recomendable que acudas al podólogo para que evalúe su caso y te recomiende el mejor calzado posible.

Comodidad

Los niños deben sentirse cómodos y adaptados a su calzado, sintiéndose capaces de andar, correr, caerse y levantarse sin que estos les supongan una carga adicional.

Flexibilidad

¿Recuerdas el dicho de que los niños son de goma y muy flexibles? Pues su calzado debe contar con esta característica, ya que en estas edades tan tempranas debe adaptarse a la cantidad y a la variedad de movimientos que realizan a lo largo del día. Siempre en grosores de suela finos, en torno a 3 mm.

Calzado flexible

Horma ancha

La horma ancha es una característica del calzado infantil respetuoso para niños que debería ser de obligado cumplimiento durante toda nuestra vida. Nuestros dedos de los pies no están diseñados para comprimirse y montarse unos sobre otros, hecho que ocurre con muchísimos tipos y modelos de calzado.

Los dedos de los pies deben contar con espacio suficiente para extenderse y realizar una pisada completa.

De hecho, el no contar con una horma ancha durante un largo periodo de tiempo es uno de los principales desencadenantes de alteraciones y problemas en la pisada de niños y de adultos

Ligereza

Debido a su escasa musculatura, el calzado infantil debe ser lo más ligero posible, siempre y cuando no afecte a la integridad del propio calzado ni a la seguridad del pie.

El remedio no puede ser peor que la enfermedad.

Sujeción

El calzado, aunque sea minimalista, debe garantizar una sujeción adecuada al pie, de manera que no se desplace ni se salga mientras el niño lo tiene colocado.

Olvídate de marcas, fíjate en los modelos

Se trata de un error muy común en padres, abuelos, tíos, amigos, etc. Siempre hemos asociado un zapato de calidad a una determinada marca comercial, desde calzado deportivo hasta calzado elegante o, simplemente, para estar por casa.

Desde Clínica Poyatos queremos, y debemos, seguir haciendo hincapié en la importancia del calzado, especialmente para los niños. Desde nuestra visión integral, siempre hemos apostado por un calzado infantil respetuoso para la pisada de los niños, que cuide de sus pies y que, a su vez, sea práctico y útil para su día a día.

Por todo ello, te recomendamos que dejes de lado tus marcas favoritas, a no ser que cumplan con las características y requisitos que te hemos mostrado anteriormente.

Fijarte en esas características ayudará a la pisada de tus niños mucho más que tu marca favorita.

Olvídate de marcas, fíjate en los modelos

Una edad, un calzado

Las distintas etapas por las que pasamos durante nuestro crecimiento nos generan una serie de necesidades fisiológicas y hábitos que debemos, en primer lugar, conocer, y en segundo lugar, cumplir.

En su momento ya hablamos de que crecer no duele, te recomendamos que leas el artículo para conocer más sobre ello.

Según la edad y el crecimiento del niño, ya habrá creado, o estará en proceso, de establecer su balanza carga vs tolerancia, la cual tiene uno de sus puntos fuertes en los pies y en la pisada de los niños, por lo que la elección del calzado se vuelve un factor fundamental para equilibrar esta balanza y fomentar un crecimiento sano en cada etapa de su desarrollo.

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 2 Promedio: 5)

Consulta con un especialista.

Pide cita

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.


Continúa leyendo