¿Nunca has oído hablar del barefoot? ¿Y del calzado minimalista? Se trata de una “nueva tendencia” que consiste en practicar deporte o caminar, descalzo o con la menor cantidad de suela posible, tendiendo a un cierto minimalismo con respecto a la suela del calzado.

Pero, ¿es realmente el barefoot nuevo? En este artículo queremos explicarte qué es el barefoot y qué hay detrás de él, ya que últimamente se ve mucha información en la red sobre este tema. Ni todo es tan bueno como parece ni tan malo como lo pintan en otras publicaciones.

A continuación te exponemos el punto de vista experto de Clínica Poyatos sobre el barefoot, el calzado minimalista y sus implicaciones al caminar o al hacer deporte.

¿Qué es el barefoot?

Tal y como hemos expuesto anteriormente, el barefoot consiste en una tendencia deportiva que sostiene y defiende los beneficios de correr descalzo o con la menor cantidad de suela posible, la cual suele oscilar entre los 0 y los 3 milímetros de espesor.

Con esta manera de correr se busca que el pie funcione de la manera más natural y libre posible, con lo que, supuestamente, se consiguen grandes beneficios tanto a nivel muscular como postural.

¿Qué es el barefoot?

¿Qué es el calzado minimalista?

Con el objetivo de andar y practicar deporte con la mínima suela, se creó el calzado minimalista. Éstas zapatillas son más bajas que las tradicionales, con suelas que oscilan entre los 0 y 3 milímetros, mucho más livianas, sin amortiguación y más anchas por la parte de los dedos. Este diseño permite proteger la planta del pie del suelo de cualquier terreno y, a su vez, da más libertad al movimiento de los dedos.

El único punto en contra de las zapatillas minimalistas es su alto precio, a día de hoy no existe mucha competencia ni demanda lo que provoca que sean más caras comparadas con las tradicionales. Si buscas una marca que trabaje barefoot y no sea especialmente cara puedes optar por la marca Merrel.

¿Cómo empezar el barefoot?

En primer lugar, nuestro cuerpo está diseñado para moverse y ejercitarse para realizar todo tipo de actividades, ya sean laborales o deportivas. Tal y como te expusimos sobre el origen de los dolores de espalda y de los dolores musculares, nuestro cuerpo tiene que estar preparado para tolerar la carga a la que lo queramos exponer.

En el caso del barefoot, esta relación carga vs tolerancia gana especial importancia, ya que prácticamente ninguna persona podrá pasar de sus zapatillas de toda la vida con suela de grosor a caminar o practicar deporte con calzado minimalista de un día para otro.

El éxito y los beneficios del barefoot se verán cuando se haya seguido un proceso de adaptación. Es decir, una persona puede iniciarse en el barefoot paseando por casa descalzo durante un periodo de tiempo, posteriormente con calzado minimalista podrá hacerlo en la playa y ampliar las distancias, a continuación hacer algo de deporte, etc. aunque este proceso dependerá de las características de cada uno (peso, rutinas de deporte, edad, estado del pie, etc.).

Acelerar el proceso sin seguimiento puede ser perjudical para la salud.

¿Realmente tiene tantas ventajas como nos lo venden?

Como prácticamente todo en esta vida, no es ni blanco ni negro. El barefoot puede implicar grandes beneficios para la musculatura y la técnica de carrera, tal y como se demuestra en las grandes competiciones deportivas de larga distancia con el dominio de corredores procedentes de África.

En este caso, desde que son niños, además de la actividad física y de sus condiciones de vida, pasan gran parte del tiempo descalzos, con lo que fortalecen su musculatura, depuran su pisada y mejoran su técnica de carrera. Estas mejoras se deben al conocido como “cambio del patrón de marcha” al que se ven forzados por la no utilización de zapatos desde su infancia.

Por contraposición, en el caso de adultos que deciden iniciarse en el barefoot, es muy probable que sufran de problemas en la musculatura del pie, en los tobillos y en las rodillas, ya que su cuerpo no está adaptado a la carga que supone correr con este método. Por eso es muy importante la transición de un calzado a otro, con la ayuda de un profesional.

¿Nuestros pies pueden soportar caminar descalzos? ¿Y correr?

Por supuesto, nuestros ancestros no tenían el último modelo de zapatilla Nike y mira dónde hemos llegado.

Aunque nuestros pies puedan soportar una práctica deportiva con barefoot, no quiere decir que debamos lanzarnos a nuestra siguiente carrera descalzos. Como hemos comentado anteriormente, se debe seguir un proceso de adaptación al barefoot, con el que se conseguirá fortalecer la musculatura del pie, así como modificar el patrón de marcha, ya que el pie recuperará la forma anatómica correcta.

¿Modifica el barefoot mi pisada?

Sí, el barefoot libera a tu pie de las hormas y de la compresión a la que los someten ciertos tipos de zapatos.

Desde que somos pequeños, la utilización de ciertos tipos de zapatillas o zapatos de vestir comprimen al pie, modificando nuestra pisada y generándonos problemas por la modificación del patrón de marcha.

Al pasarte al barefoot apreciarás cómo cambia tu pisada, haciéndose más natural, como la de los niños.

Existe una tendencia en el mercado de zapatillas minimalistas que se basa en primar la funcionalidad por delante de la estética.

Modificación del patrón de marcha

¿Es recomendable el barefoot para niños?

El barefoot para niños generará que su musculatura se adapte a este tipo de práctica, lo cual les puede suponer grandes beneficios en su futuro, como son la mejora muscular o el patrón de marcha óptimo. Se puede optar por la utilización de zapatos con poco grosor de suela.

Barefoot en niños

A pesar de que exista mucha información contraria al uso del barefoot, desde Clínica Poyatos hemos querido realizar un análisis funcional y postural de las implicaciones de esta tendencia deportiva.

Como hemos visto, ni todo es tan negro como lo pintan en ciertos sectores, ni es tan bonito como lo pintan en otros. Todo dependerá del usuario y de su capacidad de equilibrar la balanza carga vs tolerancia, ahí es donde radicará el éxito del barefoot.

En Clínica Poyatos contamos con todo el instrumental y conocimientos necesarios para asesorarte sobre la utilización del barefoot, así como para realizarte un análisis de la marcha y determinar cómo podría afectarte su uso.

Consulta con un especialista.

Pide cita

Continúa leyendo