El dolor cervical, o cervicalgia, puede tener su origen en diferentes partes de esta zona de nuestro cuerpo como consecuencia de un desequilibrio entre la carga de movimientos y la tolerancia que nuestro cuerpo es capaz de soportar, es decir, un cuello fuerte con capacidad de soportar gestos y movimientos en el día a día raramente va a quejarse por estar usando el ordenador en la jornada laboral. De ahí la importancia de hacernos más fuertes muscularmente para tolerar mejor cualquier demanda física en el día a día.

La carga/tolerancia es el pilar básico, sin embargo el origen del dolor puede ser causado por otros motivos que detallaremos a continuación.

¿Qué es el dolor cervical?

La columna vertebral es una de las partes de nuestro cuerpo que más se mueve durante nuestro día a día, ya que la empleamos para cientos de movimientos. Esta zona está compuesta por un total de siete vértebras, musculatura que rodea todo el cuello y sus nervios que le dan función a toda la zona superior de nuestro cuerpo. Incluyendo a nuestros ojos, oídos, boca, etc.

Los ojos tienen una función súper importante en cómo se va a mover nuestro cuello y en la posición que va a adoptar, de ahí su importancia y su análisis cuando tenemos un paciente con dolor en esa zona.

El oído cumple otro factor fundamental y, por último, la boca: Alteraciones de mordida, ausencia de piezas dentales, muelas del juicio… Nuestra mordida influye en cómo trabaja la musculatura del cuello ya que es partícipe en cada movimiento y en caso de alteraciones en la boca podemos tener directamente una alteración en la función de nuestro cuello a cualquier nivel.

Pongamos un par de ejemplos:

  • Una persona que solo mastica por el lado derecho, ¿crees que va a tener igual de desarrollada la musculatura de la cara y el cuello que una persona que mastica por los dos lados normalmente?
  • ¿Crees que una persona que no ve por un ojo va a posicionar su cabeza de la misma forma que una persona que ve igual por los dos?

Son ejemplos muy exagerados para que comprendas cómo puede afectar una alteración de estos captores en cómo luego nuestro cuerpo funciona de manera inconsciente.

Nuestro cuerpo tiene una capacidad espectacular de adaptación, aunque a veces dichas adaptaciones generen otros problemas.

La sensibilidad de la zona cervical

Debido a la cantidad de movimientos y actividades que realizamos a diario, la zona cervical está expuesta a una carga que puede provocar la aparición del famoso dolor cervical o cervicalgia. Muchas veces ese dolor aparece cuando nuestra musculatura y estructura no es capaz de soportar esa carga que le damos durante el día.

En algunos casos, el dolor cervical puede extenderse a otras partes del cuerpo, como pueden ser zona superior de la espalda, brazos y hormigueo de manos.

Este dolor se puede manifestar mediante varios síntomas, los cuales se exponen a continuación.

Dermatomas cervicales

¿Cuáles son los síntomas del dolor cervical?

La sintomatología propia del dolor cervical se resume en estos 5 síntomas:

  1. Rigidez cervical
  2. Mareos, vértigos
  3. Cefaleas o dolor de cabeza
  4. Dolor/molestias en el cuello
  5. Dificultad para mover y girar el cuello

Si presentas alguno de estos síntomas, no esperes y acude a un profesional de la posturología que trate y localice el problema de tu dolor cervical.

Estructura de la zona cervical

¿Cómo se produce el dolor cervical?

El propio desarrollo de nuestra vida, tanto personal como profesional, nos expone a una fatiga progresiva de todo nuestro cuerpo incluyendo la zona cervical, lo cual puede provocar la aparición de este tipo de molestias.

Desde el punto de vista clásico, estas molestias se achacan a las malas posturas. De las más comunes que provocan el dolor cervical se encuentran:

  • Mala postura al dormir
  • Giros bruscos del cuello
  • Levantamiento de peso con posturas deficientes
  • Mala postura en el trabajo de oficina: tanta mirar hacia abajo como hacia arriba o la colocación en la silla de trabajo

Sin embargo, este es el punto de vista clásico.

¿Por qué se produce el dolor? Queremos mostrarte un enfoque diferente

El dolor en general es una respuesta de nuestro sistema ante una situación que genera una alarma. Nuestro sistema ve un riesgo y eleva la señal de alarma provocando dolor. A veces con daño en el tejido y a veces no, es decir, dolor no es igual a daño. De ahí a que muchas veces haya dolor y no veamos nada raro en las pruebas diagnósticas pero a la persona le duele.

La zona cervical es una zona muy relevante ya que está compuesta de los ojos y el oído y, es desde nuestras cervicales, donde salen los nervios que dan señal a estos sistemas. El llamado sistema vestibulo-ocular, parte principal del sistema postural fino. Uno de los captores principales de posición.

Pero ¿Qué son los captores posturales?

Los captores posturales son:

  • Sistema podal o pies
  • Sistema vestibular oído
  • Sistema ocular ojo
  • Sistema estomatognatico o boca

¿Qué pasa si los captores no están al 100%?

Todos ellos, menos el pie, su inervación viene de la zona del cuello. Si estos captores (ojo, oído y boca) no están al 100%, la posición de nuestra cabeza va a variar afectando directamente a la actividad muscular y posición vertebral por consecuencia pudiendo ocasionar una mayor carga en esa zona. A mayor carga mayor tolerancia debemos tener.

De ahí a que siempre el factor carga/tolerancia es importante pero siempre hay que valorar más factores.

¿Cómo se produce el dolor cervical?

Relación del dolor cervical con los problemas posturales

Para la realización de cualquier actividad, tanto en la práctica deportiva como en el trabajo del día a día, se requiere de una consciencia corporal adecuada y de una correcta balanza de la carga vs tolerancia (que ya te explicamos en este artículo sobre posturología).

Si descuidamos alguno de estos factores, tarde o temprano llegarán los problemas como lesiones o dolores cervicales.

Higiene postural, consciencia corporal y posturología

En muchos artículos podrás encontrar continuas referencias a la higiene postural, sin embargo nosotros defendemos la importancia de la consciencia corporal por delante de la higiene postural. Pero para explicarlo, debemos definir antes qué es cada término.

¿Qué es la higiene postural?

Higiene postural no es más que sentarse bien o mantener posturas visualmente “buenas”, lo cual no es del todo cierto. La higiene postural es totalmente contraria a la posturología. Higiene postural es sentarse derecho y posturología es la ciencia que estudia cómo un humano se mantiene de pie, sentado o en movimiento. Por este motivo, hablamos mejor de consciencia corporal, postura estable y cómoda.

Entonces, ¿Qué es la consciencia corporal?

La consciencia corporal es ser partícipe de mi posición de forma consciente. No de ponerme derecho como dice que hay que estar en la silla sino el estar en una posición neutra cómoda no forzada.

La reeducación postural a través de la podoposturología con plantillas posturales o exteroceptivas nos ayuda a mejorar nuestra estabilidad y por consiguiente un mejor funcionamiento de nuestro cuerpo a nivel de movimiento y posición.

Soluciones al dolor cervical

En Clínica Poyatos, como posturólogos, ejecutaremos un tratamiento de posturología centrado en recuperar dicha estabilidad.

El tratamiento que ofrecemos se caracteriza por el empleo de ejercicio terapéutico específico, la educación terapéutica que proporcionamos a nuestros pacientes y el uso de plantillas posturales.

Algunos de los factores más importantes de este tratamiento son:

  • Se centra en adquirir una postura estable y relajada, trabajando la posición del centro de gravedad y mejorando la forma de movernos.
  • Utilizamos la última tecnología disponible.
  • Tratamiento a medida y personalizado para cada paciente.
  • Sistema preventivo para la mejora de la estabilidad de nuestros pies piernas y espalda antes de que aparezcan los problemas.

No te acostumbres al dolor cervical, ponte en manos de profesionales y di adiós a estos problemas.

Soluciones y tratamiento del dolor cervical

Recomendaciones de un posturólogo para tratar el dolor cervical

Además del tratamiento que realizamos en nuestra clínica, queremos darte una serie de consejos para que los incorpores a tu día a día. Con ellos reducirás las opciones de padecer este tipo de dolores y molestias previniendo su aparición. Las tres claves principales son deporte, alimentación y descanso.

  • Entrena fuerza. Debes dotar a tu cuerpo de la tolerancia necesaria para soportar la carga a la que lo estás exigiendo a nivel cervical.
  • Cuida tu alimentación. Somos lo que comemos, y esto afecta a nuestro cuerpo a todos los niveles.
  • Muévete. Muévete todo lo posible y evita al máximo posturas fijas durante mucho tiempo, tanto sentado como de pie.
  • Cuida tu descanso. No descansar las horas necesarias o no mantener la postura adecuada durante el sueño pueden desencadenar problemas como el dolor cervical.
  • Acude a profesionales. Si tienes dudas sobre cómo te mueves, cómo te sientas o notas que algo no encaja bien en tu cuerpo, acude a alguna de nuestras clínicas de Málaga o Marbella para que localicemos el origen del problema y lo tratemos adecuadamente.

Acude a una clínica especializada en posturología para tratar el dolor cervical

Estas sencillas recomendaciones pueden ayudarte a prevenir la aparición del dolor cervical. Aunque si ya padeces alguno de los síntomas que te hemos expuesto anteriormente, te recomendamos que contactes con Clínica Poyatos y pidas una cita para el tratamiento de posturología, con el que localizaremos el origen de tu dolor cervical y lo trataremos de la manera más efectiva posible.

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 1 Promedio: 5)

Consulta con un especialista.

Pide cita

Continúa leyendo