¿Sabes qué es un espolón calcáneo? ¿Cuáles son sus causas y, sobre todo, qué tratamiento tiene y cómo quitarlo? Todo esto es lo que vamos a ver en este post. Te va a resultar de sumo interés y te aconsejamos que lo leas hasta el final.

Lo cierto es que el espolón calcáneo afecta a mucha más gente de lo que en un principio puedas pensar. Causa dolor y muchas molestias, producido por el tendón de la fascia, en la zona del talón del pie.

Estamos hablando de una protuberancia que se forma, como ya puedes haber deducido, en la zona del talón. Es necesario conocer qué es lo que lo causa para poder abordar este problema de manera adecuada.

Desde luego que nosotros estaremos encantados de echarte una mano en caso de que sufras esta dolencia. Ponte en contacto con nosotros y verás qué pronto te contestaremos.

Pero ahora es el momento de desarrollar todos los puntos que hemos avanzado en esta introducción. Así que vamos allá.

¿Qué es un espolón calcáneo?

Empezamos por su definición. Es una formación ósea que tiene forma triangular o de lanza. Es un cambio de la estructura del hueso del talón por tensión de la fascia planta, justo donde se agarra al hueso. Como te hemos dicho, se localiza en el talón.

Está muy relacionada con la fascitis plantar, es decir, una inflamación del tejido de la planta del pie y que llega hasta el talón. Pero, como veremos a continuación, se puede deber a otras causas.

Espolón calcáneo

Causas de la aparición de un espolón en el pie

Como hemos visto en el párrafo anterior, la causa más común es la fascitis plantar. Pero podemos encontrar otras tales como:

Actividad física intensa

Una actividad física intensa que puede provocar una sobrecarga si se recorren largas distancias bien a pie o bien corriendo y no se utiliza un zapato adecuado.

Una mala pisada repetitiva también puede estar detrás de la aparición de esta malformación en el talón del pie.

Exceso de peso

Está demostrado que el exceso de peso puede ser otra de las causas porque los kilos de más ejercen presión sobre los pies.

La edad

Porque el envejecimiento provoca que los tejidos del pie se debiliten.

Pie arqueado o plano

Y, por último, también lo pueden sufrir aquellas personas que tienen el pie muy arqueado o el pie plano.

¿Cuáles son los síntomas? ¿Provoca dolor?

Para empezar, el espolón no duele, el dolor lo produce el tendón de la fascia. El espolón calcáneo puede manifestarse con diversos síntomas, entre los más comunes se encuentran:

  • Dolor en el talón: El síntoma más evidente es el dolor punzante en el talón, especialmente al levantarse por la mañana o después de periodos de descanso.
  • Dolor al caminar o estar de pie: El dolor puede intensificarse al caminar o estar de pie durante largos períodos.
  • Inflamación y enrojecimiento: La zona afectada puede presentar inflamación e irritación visible.
  • Sensibilidad al tacto: El talón puede sentirse sensible al tacto y puede haber una sensación de calor en la zona.

¿Es bueno andar con un espolón?

Una actividad física moderada siempre es conveniente para mantener una adecuada circulación sanguínea y mejorar el estado de salud en general.

Pero si tienes un espolón calcáneo hay que tener mucho cuidado porque de lo contrario se puede agravar el dolor.

No son adecuados los impactos pero siempre se pueden minimizar con un calzado adecuado.

Para evitar riesgos, siempre es aconsejable visitar a expertos de la Podología.

Espolón calcáneo: tratamiento

Si se sufre esta dolencia lo primero y más recomendable es practicar reposo y realizar ejercicios de estiramientos y fortalecimiento.

El tratamiento siempre va a ser fisioterapia y plantillas. Nada de cirugía.

Espolón calcáneo tratamiento

¿Cómo quitar un espolón? Los mejores consejos

Eliminar un espolón calcáneo puede llevar tiempo y aconsejamos que se tenga paciencia.

Dentro del proceso de curación algunas de las cosas más recomendables que se pueden hacer son:

  • Calzado adecuado: Utilizar zapatos que proporcionen buen soporte y amortiguación para el pie, especialmente en la zona del talón.
  • Ejercicios de estiramiento: Realizar ejercicios de estiramiento de la fascia plantar y los músculos de la pantorrilla para mejorar la flexibilidad y reducir la tensión en el talón.
  • Control del peso: Mantener un peso corporal saludable puede disminuir la presión sobre el pie y ayudar en el proceso de curación.
  • Visitas al especialista: Consultar a un médico o especialista en Podología para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.
¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 60 Promedio: 4.4)

Pide cita para que te valore uno de nuestros podólogos.

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.