¿Alguna vez has sentido dolor y entumecimiento en los pies? ¿Está afectando a tu calidad de vida? Si es así, quizás padezcas el neuroma de Morton. Pero no te preocupes, ya que aunque pueda ser molesto, con el diagnóstico y tratamiento adecuado podrás remediarlo.

¿Qué es un neuroma en el pie?

Los neuromas son crecimientos benignos del tejido nervioso que se pueden desarrollar en cualquier parte del cuerpo. No obstante, en este caso nos centraremos solo en aquellos que se dan en las extremidades inferiores.

Esta condición dolorosa se produce cuando los nervios que hay entre los dedos se hinchan y se irritan, lo que causa un intenso dolor al andar o al hacer cualquier otra actividad.
Dicha presión o roce puede deberse a varios motivos, como usar calzado inadecuado, tener los dedos del pie demasiado juntos o realizar una actividad que requiera caminar de forma excesiva. Las lesiones y las fracturas también pueden ocasionarlo.

Aparece en cualquier segmento del pie, sin embargo, lo más habitual es que se produzca en la zona delantera, próximo a los dedos. Es por esto que, según el punto que se vea afectado, encontraremos varios tipos de neuromas, cada uno con características y síntomas específicos. Y, de entre todos ellos, el que se ve en la inmensa mayoría de las ocasiones es el neuroma de Morton.

¿Qué es el neuroma de Morton?

El neuroma de Morton (o neuroma interdigital) es un problema del pie que implica un gran disconfort y dolor al caminar. Se trata de un crecimiento benigno del tejido nervioso que se encuentra en la parte delantera del mismo, entre el tercer y cuarto dedo.

Este crecimiento anormal de los tejidos blandos entre los huesos del pie, hace que los nervios se compriman o irriten, provocando dolores, hormigueos y entumecimiento en los pies.
Según los expertos, esta lesión está presente en uno de cada mil adultos. Aunque puede afectar a cualquiera, el neuroma de Morton es más común en mujeres, especialmente aquellas que usan zapatos con tacones altos. Recordamos el caso de la Reina Leticia, que lo padeció hace poco tiempo.

¿Cuáles son los síntomas del neuroma de Morton en el pie?

El neuroma de Morton puede ser en ocasiones difícil de diagnosticar, ya que los síntomas resultan similares a los de otras afecciones del pie y, además, la mayoría de ellos no son visibles exteriormente.

Por norma general nos encontraremos con los siguientes:

  • Dolor en el área afectada, que puede ser agudo o ardiente
  • Entumecimiento u hormigueo en la planta del pie
  • Sensación de estar pisando una piedra pequeña
  • Dolor que se agrava al caminar o al usar calzado apretado
  • Molestias que se alivian al descansar o al masajear la zona

Para identificarlo, el médico o podólogo realiza un examen físico del pie y pregunta sobre los síntomas y patologías previas. También se pueden hacer ciertas pruebas de imagen, como una radiografía o una resonancia magnética, para verificar la presencia de un crecimiento en el tejido nervioso.

¿Qué causa el neuroma de Morton en el pie?

Las causas exactas del neuroma de Morton todavía se desconocen, pero hay muchas teorías sobre los factores que pueden contribuir a desarrollarlo.
Estos factores incluyen la presión o el roce constante en los pies, la presencia de deformidades como juanetes o los dedos en garra y los zapatos muy ajustados. El uso excesivo de tacones altos también estaría relacionado.

Causas del Neuroma de Morton en el pie

Existen además otros motivos por los que se produce el neuroma de Morton como son las lesiones deportivas, los cambios en el equilibrio muscular y los problemas de postura. Estas variables crean un aumento de la presión en el nervio interdigital que conduce al desarrollo de este neuroma. Asimismo, las personas que sufren de obesidad o diabetes tienen un mayor riesgo de padecerlo.

¿Cuál es el tratamiento del neuroma de Morton en el pie?

El tratamiento para un neuroma de Morton puede incluir varias opciones, tales como:

  • Cambios en el calzado: Usando zapatos con punta ancha y suelas blandas puede ayudar a aliviar la presión en el área afectada. Aquí puedes leer más sobre qué calzado es el adecuado.
  • Plantillas de soporte: Pueden ayudar a distribuir mejor la presión en el pie y aliviar el dolor.
  • Fisioterapia: Contribuye a fortalecer los músculos del pie y a mejorar la movilidad.
  • Inyecciones de esteroides: Alivian el dolor y la inflamación.
  • Cirugía: En casos graves, puede ser necesaria la cirugía para eliminar el crecimiento del tejido nervioso.

Es importante recordar que el tratamiento puede ser un proceso largo y que los resultados no son inmediatos. La clave es ser constante y acudir a un buen profesional. Pide cita en Clínica Poyatos si crees que puedes estar padeciendo esta afección. ¡No hay que sufrir al caminar!

¿Te ha gustado? Valora este artículo
(Votos: 21 Promedio: 4.8)

Pide cita para que te valore uno de nuestros podólogos.

Suscríbete a nuestra Newsletter.

Déjanos tu email y serás el primero en enterarte de nuestras actividades y novedades.