Los pies son los grandes olvidados de nuestra salud y cuidado personal.

Ocultos tras los zapatos, a no ser que se manifiesten y nos duelan, pensamos que siempre van a estar ahí dispuestos al 100% para nosotros. Pero ¡ay cómo nos den problemas! Nos fastidian todos los planes y rutinas que tenemos planteadas. Es importante cuidarlos y estar prevenidos; por eso hoy venimos a explicarte ¿qué enfermedades puede tratar la podología?

No pretendemos meterte miedo; simplemente queremos exponer cuáles son las patologías más comunes que trata la podología y cómo prevenirlas para ahorrarnos disgustos. Ya lo dice el refrán: “mejor prevenir que curar”.

Patologías podológicas más frecuentes

El cuerpo humano es tan complejo que puede haber mil afecciones distintas, pero estas que os mostramos son las enfermedades que más tratan los podólogos:

Pie de atleta

El nombre engaña, y es que si pensamos en algo relacionado con atletas nos vienen a la mente cualidades como la fortaleza, la resistencia, la salud… Pero el pie de atleta es una de las infecciones por hongos más comunes que podemos tener en los pies.

Es causada por un hongo que se desarrolla en ambientes húmedos y cálidos, como las piscinas, las saunas o las duchas; lugares muy frecuentados por los atletas, de ahí el nombre. Puedes infectarte si caminas descalzo en estas zonas. Así que, las chanclas serán tus mejores aliadas en estas zonas para evitar las escamas, picor, enrojecimiento y grietas blancas que provoca el pie de atleta.

Onicocriptosis

La onicocriptosis es también conocida como uña encarnada o, vulgarmente, uña encarnada (y menos mal porque sabemos que el nombre es complicadete). Esta patología se produce en los pies cuando el borde lateral de una uña se clava en la carne del dedo. Seguro que sabes a qué nos referimos. Es muy común y causa mucho dolor, enrojecimiento e inflamación en la zona; y hay que evitar que se infecte, porque si no se complica mucho la dolencia.

Para evitar que se encarnen las uñas es importante llevar siempre un calzado adecuado y un corte de uñas correcto. También vigilar que no tengamos presiones en los dedos causadas por algunas deformidades del pie.

Onicomicosis

La onicomicosis son los hongos en las uñas. Puede estar causada por la afección del pie de atleta, que se haya extendido a esa zona del pie.

¿Cómo puedes identificar que tienes hongos en las uñas? Si ves que la uña va cambiando poco a poco de dolor, tornándose violácea, que se deteriora o que se engrosa; es bastante probable que tengas hongos en las uñas. El tratamiento es sencillo, y no te asustes si ves que se te cae la uña, es lo normal, volverá a salir sana y fuerte.

Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es la sudoración extrema del pie. El paciente suda excesivamente en esta zona debido a alteraciones en sus glándulas sudoríparas.

 Es fácil imaginarse  la incomodidad que supone esta patología.

Bromhidrosis

Si la alegre canción de Emilio Aragón “Te huelen los pies” se hubiera llamado “Tienes bromhidrosis” no hubiera sido tan pegadiza. Pero son sinónimos.

Es una patología muy frecuente, causada por una transpiración excesiva, la hiperhidrosis que ya hemos visto; combinada con otros factores como la falta de ventilación del pie o la acumulación de humedad o microorganismos que generan mal olor.

Helomas

Si te decimos helomas probablemente no sepas a qué nos estamos refiriendo, pero si te decimos callos, la cosa cambia ¿verdad? Están causados por la hiperqueratosis (engrosamiento de la capa externa de la piel) y presenta una forma redondeada recubierta por una callosidad.

Si la lesión es muy profunda puede provocar mucho dolor e incluso cojera. Es muy importante controlarlos a tiempo para evitar que se transformen en úlceras, sobre todo en pacientes diabéticos.

Aparecen cuando el calzado es inadecuado o esa área de la piel ha recibido una presión excesiva por parte del hueso o el calzado.

Verrugas plantares

Las verrugas plantares también tienen un apodo más conocido por el grueso de la población: los papilomas. Se pueden confundir con los helomas, pero la diferencia es notoria ya que mientras que éstos son engrosamiento de la piel, los papilomas conllevan infección vírica.

Esta causada, como su nombre indica, por el virus del papiloma humano o VPH. En el interior se ven puntos negros y al deslaminarlos produce sangrado. Produce molestias y dolor al pellizcar la zona o presionarla, por lo que caminar se vuelve un reto. Hay muchos tratamientos para solventar esta patología.

 

Esperamos que, tras haber leído este artículo, sepas un poquito más sobre qué enfermedades puede tratar la podología; así podrás identificarlas rápidamente si padeces alguna de ellas. Ojalá nunca, pero si se diera el caso, en Clínica Podológica Poyatos, en Málaga y en Marbella, estaremos encantados de ayudarte tratando tu afección en los pies para que tu vida vuelva a la normalidad cuanto antes; contacta aquí. ¡Te esperamos!