La pisada es uno de los factores más importantes de cara a un correcto desarrollo y control postural. Desde que somos pequeños y arrancamos a andar, empezamos a utilizar zapatos, los cuales no siempre respetan la pisada de los niños. Como consecuencia de ello, es bastante común encontrar alteraciones de movimiento y de pisada en los más pequeños.

Sabemos que el calzado no es el principal origen de estas alteraciones de la pisada, ya que existen otra serie de factores que pueden provocarlas.

En este artículo queremos explicarte a qué se pueden deber estas alteraciones de la pisada de pisada y movimiento en niños, sus implicaciones, tanto cuando son niños como cuando crezcan, y cómo ponerles remedio.

Evolución de la pisada en los niños

Desde el nacimiento, todo nuestro cuerpo crece y se forma poco a poco. Durante este proceso el pie evoluciona con el resto del cuerpo:

  • Gestación. Periodo durante el que se forma el feto hasta el nacimiento, se crea la estructura del cuerpo. Este periodo es muy importante, ya que la postura y forma de moverse de la madre va a condicionar la posición del bebe. Aunque no sea un condicionante exacto, sí que hará que el niño sea más propenso al desarrollo de hábitos posturales diferentes.
  • Parto. Ha de ser natural, evitando forceps, vacum y cualquier tipo de tracción mecánica o partos muy largos donde exista un estrés para el bebe.
  • Reptar. Primera fase de toma de contacto con el suelo. Es clave para el desarrollo de la musculatura de su cuello y el trabajo de sus ojos.
  • Gateo. Continuación del reptar, es el siguiente paso y la maduración de la capacidad de nuestra musculatura y estabilidad a una posición de “cuatro patas” tanto muscularmente como en los movimientos cruzados. Desarrollo posterior de la musculatura del tronco, brazos y pierna. Coordinación en movimientos cruzados.
  • Andar. Tras la adaptación inicial a reptar y al gateo, el bebé se pone erguido y es cuando comienza el proceso de aprendizaje para andar.
Evolución de la pisada en los niños | Clínica Poyatos

La evolución y cambio de un punto al otro ha de ser de menos a más, teniendo mucho cuidado con las caídas y con los patrones de marcha que adquiera el bebé. A modo de síntesis, el proceso de adaptación para comenzar a andar ha de ser así:

  1. Fortalecimiento de la musculatura del cuello y posición de la cabeza.
  2. Gateo, movimiento cruzado y desarrollo de la musculatura.
  3. Por último, andar.

¿Cómo se producen las alteraciones de la pisada en niños?

Las alteraciones de la pisada en los niños pueden aparecer, principalmente, por estos motivos:

  • Componente genético o hereditario.
  • Estilo de vida que tengamos desde pequeños, como el tipo de ejercicio que se realice.
  • Saltarse alguna de las fases del proceso natural de desarrollo, como pueden ser problemas durante el embarazo, problemas en el parto, no reptar, no gatear, comenzar a andar antes de que la estructura esté adaptada.
  • Factores externos, como sería, por ejemplo, el calzado.
¿Cómo se producen las alteraciones de la pisada en niños? | Clínica Poyatos

Los padres deben estar atentos a la aparición de este tipo de alteraciones, ya que pueden afectar a su desarrollo y, si no se tratan adecuadamente, a su vida adulta. Por ello te recomendamos que acudas a una clínica podológica especializada en podología infantil.

Las acciones que se realizan en el día a día tienen efectos en el largo plazo, especialmente las que se realizan en estas edades, que repercuten en la etapa adulta.

Alteraciones de la pisada más habituales en niños

  1. Caminar de puntillas
  2. Pies hacia dentro
  3. Pasados los 5-6 años de edad su pie sigue siendo muy plano
  4. Clinodactilias o mal posiciones de los dedos

¿Qué efectos tienen?

Es muy probable que, si tienes algún problema con tus pies siendo adulto, su origen se encuentre en tu infancia. Algunos efectos que pueden tener son:

  • Dolores musculares.
  • Dolores en las articulaciones.
  • Estabilidad deficiente.
  • Problemas para la práctica deportiva.
  • Molestias al estar de pie muchas horas.
  • Desgaste excesivo y desproporcionado del calzado.

¿Existen avisos o señales que avisen de estas alteraciones?

Sí, las alteraciones en la pisada de los niños suelen manifestarse mediante varias señales, como son:

  • Caídas frecuentes.
  • Patrón de marcha no natural (por ejemplo, andar constantemente de puntillas).
  • Alteraciones en las piernas (rodillas excesivamente giradas hacia afuera o que se junten demasiado).
  • Pies planos.
  • Desgaste irregular de la suela de los zapatos.
  • Molestias o dolores en los pies y en las articulaciones.

Este tipo de alteraciones no suelen corregirse solas, por lo que se recomienda encarecidamente acudir al podólogo en cuanto se observen algunas de ellas, especialmente si se observa que el niño sufre algún tipo de dolor en su pisada.

Avisos o señales que avisen de estas alteraciones

Una vez más, el calzado es clave

El calzado es muy importante durante toda nuestra vida, pero en el caso de los niños gana especial importancia, ya que marca los patrones de pisada y los modifica en la fase de crecimiento.

La elección de un calzado adecuado favorecerá una correcta estabilidad, incluso si se opta por la implantación del “barefoot para niños” y por otro tipo de acciones para mejorar la estructura del pie de los niños.

Un buen calzado para niños debe cumplir con varias características:

  1. Comodidad.
  2. Flexibilidad.
  3. Horma ancha.
  4. Ligereza.
  5. Sujeción.

Consejos de Clínica Poyatos para las alteraciones de la pisada en los niños

En Clínica Poyatos te recomendamos que realices la primera visita al podólogo en torno a los 4 años de edad. De esta manera se realizará un estudio, y posterior seguimiento, de la pisada de tu hijo, su control postural y la corrección de posibles alteraciones en la pisada.

Se recomienda acudir en esta edad porque el pie se está formando y es más sencillo realizar estas correcciones que cuando se es adulto. No esperes a que aparezca dolor en las articulaciones para acudir a un podólogo infantil.

Consulta con un especialista.

Pide cita

Continúa leyendo